Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír...

martes, 5 de abril de 2011

    Miro a mi alrededor y no veo a nadie, las horas pasan lentamente, el tiempo parece detenerse, así que decido salir y dar un paseo bajo la luna; el aire huele a limpio, las estrellas brillan en el cielo, el frescor nocturno hiela mis huesos y despeja mi cabeza. Me siento en un alejado banco del parque a ver la gente pasar, me fijo en ellos mientras imagino como serán sus vidas, tan diferentes entre sí; acabo de madrugada tumbada en la playa, pensando y observando el cielo, tan lejano pero con sus detalles perfectamente visibles. Observo las estrellas, las miro fijamente y éstas hasta parecen sonreírme (no puede irme tan mal si las estrellas me dedican una sonrisa, ¿no?), repaso mentalmente mi vida, el paso de los años, las personas que han pasado por ella y que ya no están, los retos conseguidos y mis grandes errores cometidos con sus respectivos aprendizajes y pensando y pensando me doy cuenta de que nos pasamos la vida pidiendo sin darnos cuenta lo que tenemos cerca. 
    Hablando con las estrellas pude nombrar a muchas personas cercanas que me querían y a las que yo por supuesto quiero, recordé los pasos que había dado y todo lo que había conseguido con mucho esfuerzo, que no es poco, recordé los errores que había cometido, el daño que me causaron pero lo fuerte que me había vuelto tras ellos y lo mucho que había aprendido para no volver a cometerlos. Así que después de pensar en todo esto sonreí, sonreí espontáneamente y sentí felicidad en mi interior. 
    Me di cuenta de que nos pasamos la vida pidiendo en vez de dar las gracias por todo lo que tenemos, no se trata de decir la palabra gracias, no, si no de agradecerle a la vida pues sonriendo cuando nos encontremos en un momento bajo porque está sonrisa hará que lo dejes atrás, compartiendo tus momentos especiales con tus amigos y amando y respetando a la familia que tanto nos quiere; de ser más optimistas, de intentar ser felices con lo que tenemos, de querer y amar a nuestra vida porque es nuestra vida... y así... así la vida nos dará lo que necesitamos y queremos sin tener ni siquiera la necesidad de pedirlo, ésta no necesita escucharlo... si no sentir las buenas y fuertes vibraciones que llegamos a emitir cuando somos verdaderamente felices...             
                          Gracias por todo lo que tengo!! Porque desde aquí lo digo, ¡es mucho!

4 comentarios:

  1. :O! una entrada sencillamente genial :)!
    un besiitooo!

    ResponderEliminar
  2. vivir la vida tan facil y tan dificil a la vez!!!! pero al final es eso lo que importa!!! maravillosa entrada transmite una gran sensacion de felicidad.... y gracias a ti!!!! que me ha costado un poquito encontrate pero a merecido la pena!!!!

    ResponderEliminar
  3. Mi día no venía siendo el mejor y al leer esto me has echo caer en reflexión. Maravilloso.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, hacia un buen rato que no me pasabo por tu blog. Veo que sigue siendo tan precioso como siempre. Me ha encantado esta entrada. Como todas las demas! Por cierto, he actualizado mi blog con un nuevo relato, tras un mes sin publicar nada... Pasate si quieres, seras bienvenida! Un beso.

    ResponderEliminar